Ese no es el viento

Ese no es el viento, soy yo aullando desde Sudamérica para ti

 

El otro día me dediqué a hacer una lista detallada de todos los perros que conocimos juntos:

Nero, Finley, Bowie, Enzo y Charlie, Stella, Atlas, Murphy, Lola, Dude, Tommy, Phil, Jimmy Ray y Qfwfq.

 

Tú nunca conociste a mi perro.

Mi perro es un río, y viaja en el tiempo.

Estudié el aullido por lo que parecen décadas, lo leí, lo escuché y lo recité; hasta me dieron una maestría en como aullar

a la luna nueva.

Siempre pensé que los perros recitaban su poesía para ti, para la luna, pero hoy esa hipótesis parece incierta.

Hoy por la noche escucho los aullidos de los perros lunares que juegan ping-pong con los aullidos de todos los perros que conocimos alguna vez.

 

Aúllan desde arriba hacia abajo y desde abajo hacia arriba, intentando entender un mensaje con camuflaje.

 

 

¿Quién sabe? Quizás algún día se entenderán, aunque sus aullidos ya suenan como Jazz Abstracto.