El pescado que tomaba ron

IMG-5138 copy
IMG-5140 copy
IMG-5139 copy

Regla, Cuba 2016

Serigrafía

Un soldado de plomo,

un aguacate,

un mango pintado, 

un pescado,

una botella de ron

y 4 poemas

El pescado que tomaba ron

 

 

En la encrucijada de la Inquisición

Creí haber olido tu perfume

Me monté en el barco a Regla

Persiguiendo las migas de ese olor

 

Al pararme en un milímetro específico

De esa preciada regla

Me percate que solo perseguía un fantasma

Y mientras tallaba tu cara

De memoria en una piedra,

Me interrumpió un pescao’ borracho:

 

“¡Yuma! ¡Cómprame una botella de Ron!”

 

Tan ilógico que suene

Le compré una de Santiago,

Y con ese pescao’ me baje esta botella

Trago a trago

 

 

En pleno compás de la borrachera

El escamado agarro un respiro profundo

Y pronuncio estas sabias palabras:

 

“Aunque construyan rascacielos

Y nos invadan los empresarios,

Esta bahía no cambia nunca;

Porque este sentimiento

Se lleva es por dentro,

Solo se pasa de boca a oído

Y de mano a hermano”